11

Este impuesto se aplica a los herederos que acepten una herencia por el importe de los bienes que reciban, es decir, por transmisión mortis causa.

También el impuesto de sucesiones y donaciones está sujeto para aquellas donaciones realizadas inter vivos.

La normativa establecida por la Junta de Andalucía se aplicará cuando el fallecido tenga su residencia habitual en esta comunidad.

En el supuesto de donaciones, se aplica la normativa cuando el donatario o persona que recibe una donación tenga su residencia en Andalucía. También si se trata de un inmueble cuando esté situado en Andalucía.

La residencia habitual queda establecida en el lugar donde hayamos pasado más tiempo en los últimos cinco años.

Cálculo del impuesto.

 

Para el cálculo de impuesto lo primero que tenemos que determinar es todo el caudal hereditario, entendido por este dinero en efectivo, fondos de inversión, acciones, inmuebles o bienes muebles que forma parte de la herencia.

Al importe anterior, le quitamos las deudas o gravámenes que recaigan sobre los bienes, es decir, cargas de carácter real como pueden ser los créditos hipotecarios. El resultado nos da lo que se denomina el caudal relicto

Al caudal relicto le añadimos un 3% en concepto de ajuar doméstico.

A continuación podemos deducir deudas directas del difunto o causante, por ejemplo las existentes con la Administración Tributaria o la Seguridad Social.

También podrá deducirse gastos de funeral, entierro o los relacionados con gastos médicos de última enfermedad.

Con las operaciones anteriores tendríamos el caudal neto hereditario a repartir entre los herederos y legatarios.

Reducciones en Andalucía más importantes.

 

GRUPO I

Descendientes, ya sean naturales o adoptados (hijos, nietos si no viven el padre o madre consanguíneo).  Reducción 15.956,87 €

Descendiente o adoptados menor de 21 años. Reducción 3.990,72€ por año que les falte para cumplir esta edad con el límite de 47.858,59 €.

Por ejemplo. Un hijo de 17 años, tendrá derecho a una reducción de

[21 -17 = 4 años * 3.990,72] 15.962.88 € más la primera que hemos visto de 15.956,87 €.

Total 31.919,75€.

GRUPO II

Cónyuges, ascendientes y adoptantes (padres y abuelos). Reducción de 15.956,87 €.

GRUPO III.

Colaterales de segundo y tercer grado (hermanos, sobrinos, nietos si viven los padres consanguíneos). Reducción 7.993,46 €.

Ascendientes y descendientes por afinidad (suegros, yerno, nuera, cuñados). Reducción 7.993,46 €.

GRUPO IV.

Descendientes colaterales de 4º grado o más y extraños no se contempla ninguna reducción.

Reducción adicional para parientes del Grupo I y II.

 

La Junta de Andalucía contempla una reducción de 1 millón de euros a partir de enero de 2018, anteriormente era de 250.000 euros.

Se aplicará al cónyuge y parientes de primer grado o directos.

La Junta de Andalucía contempla más reducciones para personas con discapacidad y por la naturaleza de determinados bienes inmuebles.

Deducidas las reducciones anteriores, tendremos la base liquidable del impuesto de sucesiones, que le aplicamos la tarifa establecida para obtener la cuota íntegra del impuesto.  

Por último a la cuota anterior, le tendremos que aplicar un coeficiente multiplicador que se establece en función del grado de parentesco con el fallecido. El resultado nos dará la  cuota tributaria a pagar.

Bonificaciones en la cuota.

 

En este impuesto para Andalucía no se contemplaba ninguna bonificación en la cuota, lo que ha supuesto una gran polémica durante varios años, ya que implicaba una importante carga fiscal, que muchos consideraban discriminatoria respecto a otras Comunidades Autónomas.

A partir de abril de 2019 se establece una bonificación del 99% en el impuesto pero solo para parientes de primer grado, es decir hijos, padres, conyugues, o nietos directos (Grupo I y II).

Esta medida hará que el impuesto en Andalucía pasa a ser uno de los más baratos, pero de momento solo afecta a parientes directos, deja fuera a hermanos o sobrinos.

Plazo para la presentación.

 

El plazo de presentación del impuesto en Andalucía es igual que en el resto de Comunidades, es decir, seis meses desde que el difunto haya fallecido.

Se pueden solicitar prorrogas para pagar este impuesto, si bien llevará intereses o recargo para los sujetos pasivos de este impuesto.

La prorroga se puede solicitar en el modelo establecido al efecto que es 659 y siempre dentro de los 5 primeros meses a contar desde la fecha de la muerte del causante.

Lugar de Presentación.

 

El impuesto sobre sucesiones sobre puede presentar en cualquiera de las gerencias provinciales o unidades tributarias de la Junta de Andalucía.

Documentación que se debe aportar.

 

Se debe presentar un modelo 660, que hace referencia a todos los datos del caudal hereditario, así como las personas beneficiadas de la herencia, ya sean herederos o legatarios.

Cada beneficiario de la herencia deberá presentar para la liquidación del impuesto un modelo 650, que podrá realizarse mediante un programa informático facilitado por la Junta de Andalucía.

Junto con la declaración que genera este modelo, se debe acompañar copia del:

  • Certificado defunción del difunto en el Registro Civil, se puede solicitar por correo al Registro donde se ha producido el fallecimiento, o en persona en cualquier sede del Registro.
  • Testamento autorizado o en su defecto declaración de herederos, así como la escritura de aceptación de la herencia.
  • Certificado Actos de Última Voluntad expedido por el Registro general situado en la Plaza Jacinto Benavente, 3 de Madrid. Lo puede solicitar por correo a la dirección anterior, o bien en persona en cualquiera de las Gerencias Territoriales de Málaga, Sevilla o Granada. Recuerde que el certificado anterior no podrá solicitarlo hasta que no hayan pasado 15 días del fallecimiento.
  • Caso de que se integren en la base imponible del impuesto seguro de vida, se necesita certificado del Registro de Contratos de cobertura de Seguro para fallecimiento.
  • Si en el caudal hereditario hay inmuebles se debe facilitar documentación que acredite la adquisición o propiedad del inmueble, así como recibo de la contribución (IBI) con referencia catastral.
  • Si en la herencia se transmite bienes muebles como coches, hay que aportar tarjeta de inspección técnica y permiso de circulación.
  • Certificación de saldos bancarios expedidos por las entidades financieras con relación de titulares junto al causante e indicación del saldo mayor en el último año anterior a la muerte del difunto.
  • Fotocopias de los documentos de identidad del fallecido y herederos.
  • Cualquier otra documentación que la Administración requiera para la liquidación del impuesto.

Como siempre indicamos es importante haber confeccionado previamente testamento, ya que una declaración de herederos conlleva unos gastos tres veces superiores.