Los Impuestos Municipales son los correspondientes al Ayuntamiento donde resides.

Varios de los impuestos que debes pagar todos los años los administra el Ayuntamiento.

En este artículo te mostraremos los impuestos municipales fundamentales de nuestro sistema tributario, su funcionamiento y aplicación.

En un plano de mayor amplitud, se consideran impuestos municipales el conjunto de tributos recaudados por los ayuntamientos, de conformidad con lo establecido en la Ley Orgánica 8/1980, de 22 de septiembre, de Financiación de las Comunidades Autónomas (CCAA).

La gestión y administración de los impuestos municipales se realiza de acuerdo con esta ley, en estricto cumplimiento de todo el ordenamiento legal vigente que regula la materia.

Los ayuntamientos y Comunidades Autónomas pueden administrar impuestos, cualidad establecida en la Ley de Financiación de las Comunidades Autónomas, pero no pueden crearlos, esta postedad corresponde solo al Estado y a través de norma con rango de ley.

La ley también pone límites a los impuestos que las Comunidades Autónomas y municipios gestionan dentro de su ámbito territorial.

La ley establece unos márgenes estrictos bien definidos, restringiendo el alcance y espacio de maniobra, que tienen ambos organismos para adaptar los tributos a las circunstancias propias de su ámbito territorial.

Generalmente los Ayuntamientos tienen potestad para:

  • Elegir el porcentaje a cobrar de un impuesto establecido por el Estado, sin superar los límites del porcentaje fijado.
  • Aunque el municipio tiene la facultad para imponer bonificaciones, lo cual de facto elimina en algunos tributos.

El conjunto de impuestos directos e indirectos administrados por el municipio es amplio y diverso, para una mejor comprensión de la función de los impuestos municipales.

A continuación te mostraremos los impuestos fundamentales que deberás pagar en tu ayuntamiento todos los años, y aquellos que se pagan solo en algunas ocasiones.

El Impuesto de Actividades Económicas (IAE).

Este es un tipo de impuesto directo que establece un pago tributario sobre cualquier tipo de movimiento económico.

Las personas que desean realizar actividades profesionales o económicas de cualquier tipo, tienen la obligación de inscribirse en el registro del IAE y pagar la cuota establecida.

En la práctica un buen número de actividades están exentas de realizar el pago.

Una parte del IAE lo relaciona de manera directa con el ámbito de las empresas, es por ello que su administración se transfiera a los ayuntamientos.

El Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI).

El Impuesto fundamental de los Municipios hasta ahora es el IBI.

Lo es porque resulta ser el impuesto que más recursos aporta a las arcas del tesoro municipal.

A través de este impuesto, es la manera como algunos municipios han podido recaudar, todos los años, hasta el 80 % de los recursos necesarios para su presupuesto.

Este es un impuesto directo que recauda tributo de quien tenga una casa, piso, local comercial o cualquier otro tipo de inmueble.

Aunque el importe a cobrar está regulada por el Estado dentro de unos límites, los ayuntamientos son libres de aplicar la tasa que estimen conveniente, sin pasar los límites generales establecidos.

Además el IBI también grava los garajes y fincas rústicas.

Esté o no alquilada una vivienda o un piso, el 1 de enero de cada año, por lo general, es la fecha del devengo del municipio para percibir el tributo.

La persona responsable o sujeto pasivo de este impuesto es el dueño del inmueble.

Este impuesto se paga al municipio de acuerdo al valor asignado al inmueble en el catastro, valor al que los municipios le cargan sus distintos factores de multiplicación.

Además, los ayuntamientos pueden aplicar bonificaciones y exenciones, como sucede en el caso de cierto tipo de viviendas.

Los ayuntamientos establecen sus tipos, modos, fórmulas de pago y la fecha cuando se recaudará el IBI en el municipio.

También pueden establecer la domiciliación bancaria de los recibos de pago.

El Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM)

El Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), un nombre que a muchas personas les genera confusión, no resulta ser otra cosa que el pago de impuesto por poseer un coche y tener permiso para circular con él.

Es un tributo más conocido como el impuesto de circulación.

Este impuesto hay que pagarlo aunque el coche o vehículo no circule, esté parado o tenga un largo tiempo guardado.

Se paga anual y deben hacerlo todos los coches, motos y demás vehículos a motor.

El gravamen se aplica sobre la capacidad de circular de los vehículos, no en función de su estado y condiciones materiales en que se encuentra, tampoco si ha sido adquirido como un objeto de colección.

Todos los vehículos a motor pagan el IVTM, estén en buenas o malas condiciones de uso.

El valor del IVTM o impuesto de circulación lo establece cada municipio, son muy diferentes entre unos y otros.

El valor a pagar por el impuesto de circulación es calculado en función del potencial fiscal, el cual lo representa el poder de contaminación y la clase del vehículo a motor.

Impuesto Sobre el Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana.

Este tipo de tributo municipal se le conoce de manera habitual como la plusvalía municipal.

Este es otro de los impuestos directos que se aplican a los aumentos del valor de los inmuebles propiedad del contribuyente.

Este impuesto directo guarda una relación directa con el aumento del valor del suelo, y su pago no se realiza cada año como muchos otros tributos, sino al momento del traspaso o venta de la propiedad.

Este impuesto lo deberá pagar el vendedor, y se aplica también en el momento de hacer una donación de la propiedad.

Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras.

Uno de los impuestos municipales menos conocido todavía, es el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras, el cual se aplica sobre cualquiera construcción, obra e instalaciones que requieran obtener de manera previa una licencia urbanística.

La obra, construcción o instalación se grava tanto si ha podido obtener o no esta licencia.

El hecho imponible lo constituye cualquier tipo de obra que se realice.

Hay que tener en cuenta que la no obtención de la licencia puede suponer una sanción o multa por no respetar las normas urbanísticas.

Impuesto Municipal Sobre Gastos Suntuarios.

Este impuesto indirecto del municipio es también poco conocido y de carácter voluntario.

El ayuntamiento puede optar por decidir si lo cobra o no.

Este impuesto indirecto el contribuyente lo paga cuando usufructúa espacios de caza privados y pesca, sin distinción de la forma de explotación o disfrute que se haga de ellos. 

La tasa del impuesto grava el producto de la explotación cinegética y piscícola.

Los municipios se encargan de establecer el valor del aprovechamiento económico mediante patrones de cálculo, así como también el monto a pagar del límite máximo del 20% establecido.

Las Tasas Municipales.

Otro figura fiscal por la que se financian los ayuntamientos son las tasas, si bien no consituyen impuestos propiamente dichos.

Las tasas se diferencian de los impuestos en que en aquellas existe una prestación o servicio por parte del Ayuntamiento.

El valor de las tasas deben servir para financiar estrictamente los gastos de los servicios prestados por el Consistorio, no puede lucrarse con la tasa.

Una de las tasas más conocidas es la Tasa de Residuos Urbanos o tasa de basuras mantenida vigente todavía por algunos ayuntamientos.

Se establece de acuerdo con el tipo de vivienda, área del terreno y los metros cuadrados de construcción de la edificación.

Esta tasa permite recaudar el costo del servicio de recogida de basuras.

Entre más caro resulta el mantenimiento y prestación del servicio, casi siempre subcontratado, más alta será la tasa que se deberá pagar por el servicio. 

Los Impuestos Autonómicos.

En el nivel superior a los impuestos autonómicos municipales están los impuestos autonómicos gestionados por las Comunidades Autónomas.

Las CCAA, como organismo por encima de los ayuntamientos, tienen la potestad legal para establecer bonificaciones diversas en el sector autonómico de la declaración de la renta.

El más importante de los tributos autonómicos o el de mayor impacto en el monto de la recaudación, es el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Este impuesto puede ser adaptado a las necesidades de cada región, y además de poder cambiar los tipos de sucesiones y donaciones, también se pueden establecer bonificaciones para determinados fines. 

Este impuesto grava las herencias, se devenga en la Comunidad Autónoma donde residía el fallecido.

Para determinar la cuantía de este impuesto, se tiene en cuenta todo el caudal hereditario, dinero, acciones, fondos o inmuebles, entre otros.

Algunas Comunidades Autónomas establecen bonificaciones del 99% para herederos de primer grado (hijos o padres).

Es un impuesto, debido a su diferente aplicación en cada Comunidad Autónoma, que podría estar rompiendo los principios de igualdad y justicia tributaria.

 Contacta Aquí    

Tlfno. 91 279 38 73

info@adilco.net

Noticias Fiscales

Calendario impuestos 2019

A continuación os dejamos las fechas determinantes para la presentación de impuestos durante el 2019.

Impuestos Municipales y Autonómicos

Los Impuestos Municipales son los correspondientes al Ayuntamiento donde resides.

Tipos de Impuestos y Tributos

Los impuestos son necesarios para facilitar servicios públicos de calidad, calles sin desniveles, escuelas públicas de excelencia y un sistema de salud público óptimo.

Impuestos directos e indirectos

En materia fiscal, existen diferentes tipos de obligaciones, siendo una de ellas los tributos, los cuales se clasifican dependiendo de su naturaleza y tiempo de recaudación, entre otros aspectos.

Devolución del IVA no residentes. TAX FREE   

Los turistas o visitantes no residentes en la Unión Europea pueden solicitar la devolución del IVA que se le carguen en sus compras con los siguientes requisitos:

Impuesto sobre Sucesiones y donaciones

Este es uno de los impuestos que da más dolores de cabeza en general por su complejidad, así como por la diferente tributación que tiene en cada Comunidad Autónoma.